lunes, 20 de octubre de 2014

Como el Ave Fénix

Hace unos 6 años el destino quiso que conociera a una mujer espectacular en un curso de automaquillaje que no me sirvió de nada, pero que me dio mucho más de lo que me podría imaginar... una AMIGA, si si con mayúsculas. De esas personas que sabes desde el minuto cero que se han ganado un hueco en tu corazón para toda la vida.

Hace dos años su vida de un giro de 360º y desapareció, me estuve preguntando si había hecho algo mal, si había hecho algo que le molestara, no sabía dónde estaba ni tenía noticias de ella y eso me entristeció mucho. Mi marido un día me dijo que no desesperara, que le diera tiempo y volvería a aparecer.

La semana pasada le escribí y le dije que necesitaba verla. No hizo falta decirle nada para que ella supiera lo que me pasaba y ayer domingo pasamos la mañana juntas, y fue como si estos dos años no hubieran pasado.

No paramos de hablar ni un momento y me di cuenta que mis "problemas" son insignificantes comparado a lo que ella ha pasado estos últimos años. 
Todo lo que ha pasado no es fácil, pero no se ha rendido nunca y sé que nunca lo va a hacer. La admiro y valoro mucho por como es, por su coraje, su valentía, su entereza, por sonreír siempre a la adversidad y por no dejar que nada ni nadie pueda con ella. Eres como el Ave Fénix, que resurje de sus cenizas.

Eres una mujer maravillosa, preciosa por dentro y por fuera y te mereces lo mejor. 
Sé que ahora eres feliz, muy feliz. Porque aunque no me lo dijeras, tus ojos hablaban.


Te quiero mucho!




Besos y feliz día!