lunes, 5 de junio de 2017

LEO CUMPLE 1


Hace dos semanas que celebramos el primer añito de Leo y aunque lo celebramos de manera íntima, quería compartir con todo el mundo que ha significado para mí este año.

Después de un año de verte por primera vez con esos ojos tan abiertos que se me quedaron grabados, siento que cada día te quiero más y más. Naciste de madrugada, en una cesárea de urgencia y mi cuerpo me lo recordó un año después con un dolor en el vientre como si me hubieran rasgado la tripa. Pero en vez de llorar te abracé y te di las gracias por todo lo que has significado y significarás para mí.

Sigues durmiendo con nosotros, te encanta estar en mis brazos y a mí que lo estés. Tenemos una conexión que nunca pensé que pudiera existir y me necesitas tanto como yo a ti. Eres risueño, cariñoso, mimoso... y sabes que una sonrisa tuya de desarma por completo.

Los primeros meses fueron muy duros, pero poco a poco nos fuimos conociendo y adaptando el uno al otro. Sigues despertándote por las noches y por la mañana necesitas un rato de mimos con mamá antes de salir corriendo a la habitación de tu hermana o a pedir el desayuno a grito pelado.

No hablas, apenas dices mamá y papá pero no me importa porque sé que cuando hables no habrá nada ni nadie que apague tu voz.

Me encanta observarte y ver que no tienes miedo a nada. Que si te caes, te vuelves a levantar y sigues adelante con una sonrisa hasta que logras tu objetivo. 
Eres valiente, algo testarudo y con una fuerza increíble. Eres payaso por naturaleza, te encanta hacer reír a la gente y tienes un don para sacar una sonrisa a cualquiera.

Eres pura energía y eso hace que yo vaya muy cansada, incluso hay días que noto que no puedo más. Pero esa misma energía que transmites ha hecho que yo reorganice prioridades, valore incluso más el tiempo que tengo para disfrutar con vosotros y sobre todo saber que soy muy afortunada por dejarme ser tu madre.

Que nadie apague nunca esa luz que desprendes mi niño. 






Te quiere,
Mamá.